7 enero , 2014
javier

La dislexia

“En este artículo queremos mostrar algunos aspectos interesantes de la dislexia. Algunos profesores o padres pueden tratarlo como niño “vago” cuando en realidad se trata de un problema neurológico tratable gracias a la logopedia. ¿La clave?
Un diagnóstico a tiempo. Existen protocolos por los que los profesores aceptan la situación del niño en cuestión (con informe logopédico) y les facilitan incluso más tiempo para realizar los exámenes.”

Se llama dislexia (de dis- -dificultad, anomalía, y el griego λέξις, habla o dicción) al trastorno de la lectura que imposibilita su realización correcta. Aunque convencionalmente el término se aplique también a la dificultad para una correcta escritura, en este caso el término médico apropiado es el dedisgrafía. En términos más técnicos, en psicología y psiquiatría se define la dislexia como una discrepancia entre el potencial de aprendizaje y el nivel de rendimiento de un sujeto, sin que existan problemas sensoriales, físicos, motores o deficiencias educativas (según el DSM-IV).

En este vídeo vemos los síntomas que perciben los padres de una niña disléxica.

 

En primer lugar debemos destacar que la dislexia no es una enfermedad como tal. Estamos ante una circunstancia personal de un sujeto, pese a que el ámbito donde se observa por primera vez es en el ámbito médico, estudiándose la perdida temporal de la habilidad de escribir y leer en individuos afectados por enfermedades o traumas.

El término dislexia lo acuñó el Dr. Rudolf Berlin en Stuttgart, Alemania, a finales del siglo XIX, concretamente en el año 1872, y lo utilizó para describir la pérdida temporal de la capacidad de leer en un individuo adulto, debido a una lesión cerebral.

Causas.

Existen factores hereditarios que predisponen a padecerla. Sin embargo, aún no están claros otros factores que pueden estar implicados en el curso del trastorno tales como causas genéticas, dificultades en el embarazo o en elparto, lesiones cerebrales, problemas emocionales, déficits espaciotemporales o problemas en cuanto a la orientación secuencial, de percepción visual o dificultades adaptativas en la escuela.

Estudios del ámbito neurológico han descubierto diferencias en el giro angular; (estructura cerebral situada en el lóbulo parietal del hemisferio cerebral izquierdo); entre sujetos disléxicos y grupos de control. Estudios similares han visto que existe un funcionamiento pobre de esta región cerebral.

Otras teorías del ámbito médico más minoritarias la achacan a que el hemisferio cerebral derecho, que sería responsable de procesar la información visual, realiza su tarea a una velocidad inferior que el lado izquierdo, encargado de los procesos del lenguaje, o a que existe una mala conexión interhemisférica.

Asimismo, desde el ámbito de la psicolingüística, se ha visto que uno de los déficits centrales en la dislexia, especialmente en los niños más pequeños, es una baja conciencia fonológica. La conciencia fonológica es el conocimiento que tenemos las personas para dividir el habla y la escritura en estructuras cada vez más pequeñas. Esto es compatible con los estudios neurológicos antes comentados ya que se han observado déficits de este tipo en sujetos que han sufrido una lesión cerebral en el giro angular.

A continuación un vídeo sobre estudios realizados en el campo de la dislexia.

 

 

Deja un comentario